LA NUEVA RELIGIÓN

Hoy es sábado, y me siento aliviado, he superado el Black Friday. A pesar del bombardeo publicitario, de la propaganda que vomitaban radios, teles y periódicos, he resistido, no he comprado nada.

Y si no he comprado nada es porque no necesito nada. Al menos, nada que no pueda adquirir cualquier otro día de la semana, o del més próximo. Parece bastante claro que la estrategia consiste no tanto en conseguir que compremos como crearnos la necesidad de comprar, incluso creándonos un sentimiento de culpa si no lo hacemos. Si no compras el viernes estarás fuera del círculo virtuoso, no estarás en la onda. Mentira. Si no compras este viernes es porque no te da la gana, o porque has comprado con tiempo lo que necesitabas, o porque lo harás en días venideros. O cuando te apetezca, y no porque te intimide el discurso amenazador de la Publicidad: “¡Compra! ¡Compra! ¡Compra!. Y yo, por no comprar, ayer no aproveché para quedarme unos zapatos que estaban de oferta en el Carrefour, las compraré cuando vuelva el més próximo.

Ah! y no os hagáis ilusiones, que el Black Friday no se ha acabado, que aqui el más tonto hace submarinos que flotan, y como aquel que no quiere, alargan la cosa, hoy sábado y mañana domingo, continúa el Black Friday…, mañana abre el Corte Inglés, Ikea, el sumsum y el corda, de hecho, empalmarán con el Cyber ​​Monday que es el próximo lunes 26 y de Monday a Monday y tiro porque me toca, con el Green Monday que es el 12 de diciembre. Y es que mira que son tontorrones e ingenuos estos ciudadanos modernos, seguidores fieles de la nueva religión, la compra compulsiva en directo o bien on line.

 
Seguir leyendo LA NUEVA RELIGIÓN

Anuncios

SUMMUMM IUS SUMMA INJÚRIA

cropped-header_1.jpg
Com sosté la trista i irónica llei de Murphy: tot és sempre susceptible d’empitjorar. Cada dia és pitjor que l’anterior. Alguns portem anys clamant al desert que el que està succeint a Catalunya és un assumpte d’Espanya. Un assumpte polític de gran envergadura que, en lloc de ser abordat amb intel·ligència, ha estat subcontractat pel Govern de Mariano Rajoy al poder judicial. Per aquest camí, acabarà abrasant a tot el sistema polític nascut el 1978.
Portem anys dient que el que s’està produint no és, com han donat a cridar els mitjans de Madrid, el “desafiament català”, sinó la pèrdua de la confiança en el sistema general per part d’una porció significativa de l’electorat català. I és que, prèviament als fets d’avui, el 2010, amb la sentència del Tribunal Constitucional sobre l’Estatut es va produir una ruptura unilateral del pacte constitucional i territorial de 1978. D’allò, el Govern espanyol no va voler donar-se per assabentat. Ni tan sols ara reconeix l’existència d’un problema polític. El PP de Rajoy i Sáenz de Santamaría ho han fiat tot al poder intimidatori de la llei.
En aquest moment, l’incendi polític sembla irreparable. La jutge Lamela ha fet miques la possibilitat -petita però factible- de reconduir la crisi catalana mitjançant la llera democràtic d’una campanya electoral tranquil·la i reflexiva. En un context reflexiu, era possible l’aparició d’un coixí de seguretat centrista amb capacitat per recompondre el mapa polític català: un coixí de seguretat que, d’una banda, podia impedir la repetició de la majoria absoluta independentista i, d’altra banda, podia afavorir la reconstrucció de una majoria catalana disposada al pacte. Ara, en un clima d’agitació sentimental dominat per l’actuació humiliant i venjativa de l’Estat, l’aparició d’un coixí de seguretat centrista és improbable.
La temeritat de la jutge Lamela no és tan sols producte de la indiferència de la justícia per les conseqüències polítiques de les seves actuacions. És el resultat del clima mediàtic de la capital, favorable a interpretar la nostra legislació, no com un instrument de civilitat, sinó com un vestit de ferro. Un vestit de ferro immobilitzador que la majoria imposa a les minories. La jutge Lamela ha assumit un cas de presumpta sedició i rebel·lió per al qual el plenari de l’Audiència Nacional va dir en el seu moment que no era competent. Ha acceptat íntegrament les tesis d’un fiscal general que, en aquest moment de màxima gravetat i havent estat reprovat pel Congrés, està constantment sota els focus, perorant amb inaudita audàcia retòrica.
Segons opinió de no pocs experts, és molt discutible que la conducta dels membres del Govern encaix en els delictes de rebel·lió i sedició. El catedràtic de la UB Jordi Nieva Fenoll, per exemple, sosté que el caràcter violent és imprescindible per a tots dos delictes, caràcter que el procés català no ha tingut. Altres mostres de l’extrema severitat de Lamela: l’escassíssim temps que va donar a la defensa (temps que sí que ha concedit el Tribunal Suprem als defensors de la Mesa del Parlament); i, per descomptat, l’aplicació poc fundada l’acte de presó (dedica tot just tres dels seus dinou pàgines a estudiar si concorren o no els requisits per a la presó provisional).
Un jutge no ha d’afavorir la política, certament. Però tampoc perjudicar-la. L’espasa de la dama de la justícia no ha de causar més mal de l’estrictament necessari, doncs, d’una altra manera, reforça el mal que pretén corregir. Si el Tribunal Suprem aquesta setmana no hi posa remei, la campanya electoral que havia de treure ferro al conflicte sorgit a Catalunya no serà tranquil·la ni reflexiva: serà tremendament emotiva i dramàtica. Un cop més, els sentiments tindran un protagonisme principal en un problema que porta anys exigint seny i raó, prudència i mà esquerra.
Altres vegades m’he referit en aquestes pàgines al lema d’Isabella d’Aquest, marquesa de Màntua, protectora de les arts, amiga de Mantegna i Raffaello, lectora d’Ariosto i Castiglione, dues vegades retratada per Leonardo da Vinci. “Nec spe nec metu”. Es pot interpretar spe com a interès; i és així com ho entenia Isabella: “Sense interès, sense por”. La seva divisa era estoica: afrontar la vida sense ambició personal; però amb valentia, sense por. Ara bé, si la interpretem en sentit literal, la divisa és d’un pessimisme fosc, nihilista: “Sense esperança, sense por”. És el sentit que els intel·lectuals del procés donen al combat independentista. Ja que tot està perdut, ja que ja no queda esperança, llancem-nos a la lluita sense por. Si la identitat catalana està condemnada, que tingui almenys un final digne.
És responsabilitat de l’Estat de 1978, que reconeix la seva pluralitat, no segar l’esperança de futur de la identitat catalana. Quan la justícia, abusant del seu poder, s’imposa de manera implacable i exagerada, reforça l’irredemptisme. Un antic aforisme jurídic resumeix perfectament la qüestió: “Summum ius summa injúria”: dret extrem, injustícia extrema. – Antoni Puigverd – lavanguardia.com

NOMOFOBIA

 

 

Caminando, parados o esperando el autobús. Cualquier situación es buena para consultar el teléfono móvil. El miedo de salir de casa sin el móvil ya tiene nombre: Nomofobia. Según el Centro de Estudios de Trastornos de la Ansiedad, más de la mitad de los españoles nos hemos vuelto adictos. Hablan de ello hoy en el periódico y lo comenté apenas hace año y medio aquí mismo.
Quizás por que hace veinte años que tengo móvil y ya lo tengo superado o posiblemente porque entendí desde el primer momento cuál era la función lógica del mismo, llamar y recibir llamadas, máxime teniendo en cuenta que estaba siempre de viaje lejos de casa y aquí si que es muy útil el móvil.
Lo que pasa es que la función de llamar y recibir llamadas con los móviles actuales ha pasado a ser secundaria, la gente se comunica por whatsapp, más que por llamada y el móvil es como un ordenador portátil que sirve a mucha gente por su quehacer diario, y en muchos también para teclear compulsiva y inultimente naderías.
A la pregunta que hacen en el periódico, puedo contestar rotundamente que si me dejo el móvil en casa no pasa nada, al contrario recupero una sensación de libertad y no dependencia que es de agradecer. Ya expliqué que el ultimo que me compré ni siquiera hace fotos ni tiene internet, su utilidad es simplemente por si cuando salgo a caminar o con la bicicleta me pasa algo (uno tiene ya una edad) poder avisar en casa .

Pero al paso que vamos y si es verdad (lo dudo) que dejaremos de pagar en dinero para hacerlo a través del móvil, a mí que no me busquen, y allá ellos, por aquí no pienso pasar, y ya sé que los que nos mandan son indolentes mentales compulsivos, pero no me pueden obligar a dejar de pagar en efectivo.

¿CONOCES LA NOMOFOBIA? 23.9.13

Si eres de las personas que al olvidar el teléfono móvil en casa les entra el pánico e invade la ansiedad por sentirse desconectados del resto del mundo, puede ser que seas uno de los muchos (más de la mitad) alrededor del mundo que sufren de nomofobia.

Si eres de las personas que al olvidar el teléfono móvil en casa les entra el pánico e invade la ansiedad por sentirse desconectados del resto del mundo, puede ser que seas uno de los muchos (más de la mitad) alrededor del mundo que sufren de nomofobia.
El 96 % de los españoles tienen móvil, cifra que supera a EEUU, China o Francia. El 26 % de los usuarios tiene dos móviles y el 2 % tiene hasta 3 teléfonos. El 33 % de los españoles navega en Internet a través de su teléfono.
España es el país con más teléfonos móviles por habitante, casi 10 millones de españoles utilizan whatsapp para enviar mensajes, fotos, etc. “Todas estas cifras hacen que nuestro país sea especialmente sensible a este tipo de nuevas enfermedades”, han advertido desde el centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA).
Estudios realizados por este centro revelaron que casi el 53 % de los usuarios de teléfonos móviles tienden a sentir ansiedad cuando “pierden su teléfono móvil, se les agota la batería, el saldo, o no tienen cobertura en la red”, explica la directora de CEETA en España, Marina Dolgopol.

Síntomas de la nomofobia

Salir a la calle sin móvil puede crear inestabilidad, agresividad y dificultades de concentración (síntomas típicos de los trastornos de ansiedad). Suele estar acompañada de síntomas tales como malestar general, hipervigilancia, inquietud, temor a estar desconectado o aislado: sentir que el teléfono o las conversaciones mantenidas generan tranquilidad, comprobación constante de la recepción de mensajes, mails y visitas a las aplicaciones de redes sociales, pérdida de oportunidades laborales, consulta permanente de noticias, preocupación desmedida por lo que pudiera suceder si la persona no está conectada, crisis de pánico, agorafobia.

Este padecimiento creció 13 % en los últimos cuatro años, debido a que cada vez son más los consumidores que se ven atados a sus teléfonos inteligentes y a que la tecnología es cada vez más accesible y económica. “Una persona consulta su teléfono móvil una media de 34 veces al día”, explican desde CEETA.
“Las personas que padecen de nomofobia expresan que su teléfono es su vida, que lo es todo, y les brinda la sensación sobre todo de sentirse acompañados”, asegura Marina Dolgopol.
Las mujeres y los adolescentes suelen ser más propensos a padecerla. Los adultos ejercen una influencia importantísima en la vida de los niños a través de su comportamiento llevando a situaciones tales como no poder dejarlo incluso en los momentos de reunión familiar como puede ser compartir una cena o reunión. Los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más propensos a padecer homofobia. Dentro de este rango, el 8 % de los universitarios son los que más lo sufren.
¿Cómo evitarlo?
Según Marina Dolgopol, “la clave es aprender a controlarse, desprenderse del móvil de forma gradual, afrontar de forma aislada las sensaciones y pensamientos negativos derivados de este padecimiento como pueden ser las crisis de pánico”.
Para prevenir este problema, se recomienda a los padres evitar que los hijos tengan conexión a la red desde su habitación y establecer unos horarios para un uso correcto de las tecnologías. “Hay que separar momentos. La noche es para dormir y, por lo tanto, el móvil debe de estar apagado; del mismo modo, que la cena es para comer y no para estar con el móvil”, explica la Directora de CEETA.
Desde el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad se recomienda acudir a un psicólogo para atajar el problema lo antes posible si ya se ha detectado tener algunos de estos síntomas. 

CONSEJOS EVANGÉLICOS

Amaos los unos a los otros … Sí, pero sin excederos. La gente sensata de siempre lo ha visto así, pues si amáis desorbitadamente a  vuestro prójimo, corréis el riesgo de ser asimismo amados desorbitadamente por él, y esto acaba siendo incómodo. ‘Hay amores que matan’ dice el dicho. ¡Uf! Y, ¿Por qué no ‘odiaos los unos a los otros’, según la lógica de la lucha de clases.

 
aforismes: Joan Fuster.

CINCO PALABRAS


En su columna casi centenaria en el Periódico, Espinàs habla hoy de obituarios, de esquelas curiosas publicadas en los diarios. De hecho, en la Vanguardia y sobre todo en ABC hay un buen muestrario. A modo de inventario os pongo un par que he encontrado por ahi.

Pero a mí, a nivel personal, la esquela que me hace mas gracia es inventada, se tratga de un chiste que me contó mi hija mediana: A un catalán se le muere la mujer, y los del Ocaso le dicen que tiene derecho por la cuota que ha pagado durante toda su vida a unas palabras en su esquela en el periódico. El hombre, redacta un bonito y emotivo texto: Estimada Marta, te has ido en la flor de la vida y nos has dejado solos …. STOP! dice el señor de Ocaso, sólo puede poner cinco palabras. Y entonces el viudo cambia el texto y en la prensa lo que sale es: MARTA MUERTA, VENDO OPEL CORSA. Actualmente dirían del viudo que es un emprendedor.


Miquel ha dit…

SAYONARA MONEY

Si hemos de hacer caso a los señores del Gobierno, en un futuro no muy lejano, el dinero en metálico serán una antigüedad. Incluso las tarjetas de plástico desaparecerán, y los contactless y sobre todo los móviles de última generación, los wearables serán los posibilitarán que todas las adquisiciones se desarrollen sin pagos en efectivo. Desde la compra de la semana en el supermercado hasta productos tan económicos como un diario, el café o el desayuno. Lo que la tecnología ya permite lo quiere instaurar el Gobierno
Las fortunas que los evasores ocultan en Suiza o Andorra se hacen antes aquí en billetes de 500 euros. Por ello en 2012, el Gobierno dio un paso en el buen camino, voluntarioso pero torpe: prohibir las transacciones en metálico de más de 2.500 euros. Pero no parece que a los que manejan dinero negro para eludir sus obligaciones tributarias les eche atrás que sus oscuras operaciones, además de opacas, sean ilegales.
 
Dudo que esta medida la pongan en marcha, y más bien parece estar dentro de los actos de la precampaña electoral del PP. Al Sr. Barcenas y otros grandes evasores fiscales de este país como el padre del Reyezuelo o Marta F, no les gustaría nada esta medida, porque el grueso del dinero opaco lo mueven los grandes defraudadores, no el fontanero que te hace la factura sin iva (cada vez menos) o el minisuper del Paqui.
 
Esto de acabar con el dinero negro ya estaba inventado, que no se deje pagar en efectivo nada hace mucho tiempo que está escrito (aquí mismo) a raíz de paraísos fiscales como Isla Tortuga, pero los que deberian de tomar esta medida son los primeros que tienen directa o indirectamente intereses en estos paraísos.
 
En el hipotético caso de que se aplicase la medida nos podríamos encontrar que en las tiendas con el rótulo de: No se aceptan tarjetas, fuera sustituido por el de No se acepta efectivo.